Cómo escribir una historia para novela (gráfica) y no morir en el intento: mi experiencia. Vol.III – escritura del guión.

Ya ha llegado el momento de meter las manos en la masa. En esta fase desarrollé en detalle cada nudo de acción de la escaleta. Yo creo que fue la parte más tediosa de todo el proceso y la que más constancia me exigía. Tener que describir exactamente todo los que pasaba en cada escena a veces me resultaba realmente pesado (con lo cómodo que era el nudo de acción), por eso me armé con una buena lista de música que me ayudará a visualizar las escenas y una buena planificación realista.
Lo que me ayudó mucho en esta fase fue visualizar que tenía que avanzar sí o sí, que no importaba si lo que había escrito era una mierda o la mejor escena del mundo, lo importante era que estuviera hecha y avanzar. Recuerdo que me fui de vacaciones a La India con una tablet que tenía teclado y escribía en los trayectos de tren porque quería avanzar todo lo fuera posible, aprovechando los tiempos muertos.
Para mí, el objetivo en esta fase era conseguir tener la primera versión del manuscrito sin importar su calidad. Por ejemplo, cuando me enfrentaba a un diálogo y no me salía nada ingenioso o no se me ocurría una buena frase con subtexto, en vez de bloquearme y quedarme estancada, simplemente escribía explícitamente lo que los personajes quería decir y hacía una señal en el título de la escena para la reescritura. Luego en la fase de la reescritura prestaba atención a este tipo de escenas que necesitaban un trabajo extra.


CONSEJOS PARA ESTA FASE

Planificación realista y constancia serán tus grandes aliados. Resalto realista porque vas a tener que crear un plan de trabajo que incluya días en los que no estés con mucha energía. Es importante conocerse bien para saber cuando estamos a tope de energía para exigirnos más y cuando no tenemos tanta energía, para no pedir lo imposible. En mi caso, la semana que suelo tener la regla, es una semana en la que estoy bajo mínimos, con lo cuál intentaba hacer tareas más “mecánicas” o que no incluyeran mucho esfuerzo como el tema de formatar bien el guión, la lista de navegación etc. Cuando sentía que estaba arriba de energía, siempre intentaba sobrepasar lo que tenía planeado para ese día, así compensaba la semana en la estaba con la regla. Como todo en la vida, es un tira y afloja y hay que encontrar un equilibrio.
Tener siempre en la mente que el objetivo principal de esta fase es conseguir el primer borradorsin buscar la perfección. No dejes que la presión de escribir algo de calidad te paralice. No te preocupes, nadie nunca sabrá lo horrible que era tu primer borrador.
Si te estancas en alguna escena, déjala para más adelante. Haz una indicación en esa escena y pasa para la siguiente, no pasa nada, ya habrá tiempo para removerla.

Cómo escribir una historia para novela (gráfica) y no morir en el intento: mi experiencia. Vol.II – escaleta de nudos de acción

La charleta con los personajes ha acabado y ahora es tiempo de acción, mejor dicho, tiempo para la escaleta de nudos de acción.

¿Qué es la escaleta de nudos?

Un cachito de mi escaleta de nudos de acción.

Es una lista con todas las acciones (acompañadas de descripciones) que pasan a lo largo de la historia. En esta fase lo que hice fue trazar todas las líneas temporales de los personajes principales teniendo en cuenta toda la información que había recopilado de ellos y sobre todo el «MOS» de cada personaje (lo que expliqué en la entrada anterior). Es importante ver todo en su conjunto, prestar atención a cómo las líneas temporales de los personajes se cruzan entre sí.

Ejemplo de la línea temporal de la protagonista

En esta fase me centré más en el conjunto de la historia que en los detalles. Una vez definidas las líneas temporales de cada personaje, las coloqué todas juntas en orden cronológico en un documento Word.

Ejemplo de la línea temporal general de toda la historia

La ventaja de esta fase es que resulta bastante fácil escribir cosas que podían pasar al personaje ya que no tienes que desarrollarlas, con una breve descripción de lo que pasa en la escena es más que suficiente. Es la fase ideal para quitar y poner sucesos, ya que no has tenido tiempo a encariñarte con ellos, ni tampoco has empleado mucho esfuerzo en escribirlos.

CONSEJOS PARA ESTA FASE:

  • Darle rienda suelta a tu imaginación: es el momento idóneo para inventarnos todo tipo de situaciones con el personaje, llevarlos a sus límites para ver a dónde nos llevan ellos a nosotros. Déjate sorprender por ellos, juega, pásatelo en grande siendo «el dios» de tu personajes, no cuesta nada poner o quitar un nudo de acción en esta fase.
  • Fuera presiones, deja el perfeccionismo a un lado y que la cosa fluya.
  • Presta atención al arco de transformación de tus personajes, porque puede que los nudos de acción que hayas definido no te lleven a ninguna transformación. Los personajes no pueden acabar igual que empezaron, tiene que haber un tipo de cambio o transformación en ellos.
  • No pasar hasta la siguiente fase hasta que tengas una escaleta que te convenza y que no tenga agujeros argumentales. Es el momento ideal para resolver todo los posibles agujeros de guion, ya que aún estás tan viciado/a con la historia y puedes tener una mirada más «objetiva».
  • Cuando tengas la lista de los nudos de acción, si utilizas un procesador de textos como Word, úsalos para crear paneles de navegación. Es una forma bastante cómoda de estructurar cada capítulo y poder navegar de forma rápida y sencilla por todo el texto. Cuando escribes un texto tan largo como una novela, tener este tipo de organización puede ser un salvavidas en más de una ocasión (Es un rollo hacerlo pero luego lo vas a agradecer, sobre todo en las fases posteriores).
Mi panel de navegación

PD: si queréis ver un ejemplo de una escaleta de nudos de acción, podéis ver una que hice cuando estaba en la universidad, por si os sirve de ayuda: https://cuentosparaelte.word

Cómo escribir una historia para novela (gráfica) y no morir en el intento: mi experiencia. Vol.I (segunda parte) – idea y preparación

Me gustaría concluir este primer volumen sugiriendo algunos ejercicios que podéis hacer como punto de partida para ir conociendo a vuestros personajes.

Primero, empecemos por definir el personaje en el presente de la historia (en el momento en que la historia empieza):

(la pelirroja soy yo)
  • ¿Con quién comparte el tiempo? ¿Amigos, Familia..? ¿Es una persona sociable o solitaria?
  • ¿Tiene pareja? ¿Vive con ella? ¿Cuánto tiempo llevan? ¿Cómo es la pareja?
  • ¿Cómo es su día a día? ¿Cuál es su rutina?
  • ¿Tiene hobbies? ¿Qué hace en su tiempo libre?
  • ¿Dónde vive? ¿Siempre vivió allí? ¿Tiene planes para mudarse en un futuro?
  • ¿Qué es lo que más teme?
  • ¿Qué le divierte?
  • ¿Qué le hace reír?
  • ¿Qué le enfada?
  • ¿Cómo se describe a sí mismo?
  • ¿Cómo le describirían los demás?
  • ¿Qué es lo peor que ha llegado hacer?
  • ¿Qué es lo mejor que ha llegado hacer?

Segundo, centrémonos en su conflicto= MOS.

M = motivación

  • ¿Qué desea? 
  • ¿Por qué lo quiere?
  • ¿Para qué lo quiere?      

O = oposición: externa (antagonista) & interna

  • ¿Qué hace para conseguir? (acción)
  • ¿Qué / quién se le opone / impide?

S= super objetivo de un personaje

  • ¿qué quiere?
  • ¿qué se propone?
  •  ¿qué necesita?

Y por último, adéntremos en su pasado (lo que en inglés se conoce como “backstory”). Encuentra información relevante del pasado que pueda nutrir el presente de tu historia.

Crear un personaje de la nada puede abrumar bastante, por eso usar la realidad como base para construirlo puede ser una gran ayuda. No es que hagas una copia exacta de una persona que conoces, sino que coges su esencia o ciertos rasgos de su personalidad para empezar a construir desde ahí. Es como cuando un dibujante usa una referencia a la hora de dibujar un personaje en una determinada pose, luego el resultado final difiere bastante de la referencia original. Es tan solo la base, para partir de algo en vez de partir de cero.

Con esto último doy por finalizada esta primera fase de la escritura. En la próxima entrada abordaré una nueva.

Cómo escribir una historia para novela (gráfica) y no morir en el intento: mi experiencia. Vol.I- idea y preparación

Hace millones de años que no escribo una entrada como tal porque hace bastante tiempo que dejé de escribir relatos cortos. Pero por otro lado nunca dejé de escribir, me pasé a escribir guiones audiovisuales hasta que en 2017 empecé con el proyecto más ambicioso hasta la fecha: un guión para una novela gráfica.

A día de hoy está escrita y reescrita al 100% y ahora estoy centrada en la parte gráfica. Mientras voy desarrollando la parte visual me gustaría ir poco a poco contando mi experiencia escribiendo el guión por aquí, porque es un proyecto largo que no se hace de la noche a la mañana y quizás pueda servir de ayuda o inspiración a alguien que quiera llevar a cabo una historia de principio a fin sin rendirse.

Hoy empezaré por la idea y la fase de preparación. Supongo que alguno de vosotros habéis tomado algun cursillo, curso o taller en escritura creativa y habéis oído lo típico de que hay que escribir sobre lo que uno conoce. A mí nunca me ha gustado ese tipo de limitación, a parte de que creo que está mal formulado, se debería decir «si escribes sobre lo que conoces te será más fácil, porque lo que no conoces tendrás que investigarlo y estudiarlo». Está claro que sería un error garrafal escribir sobre algo que no conoces bien y no hacer un mínimo trabajo de campo, de saber un poco sobre el contexto dónde tu historia tiene lugar, pero de ahí a limitarte a experiencias propias o a tu contexto, creo que es un error también. Dicho esto, a pesar de que no soy muy apologista de lo que acabo de contar, la verdad es que yo he escrito una historia basada en mi experiencia viviendo un año en el extranjero. Conocí personas y viví situaciones que me inspiraron escribir sobre ello (más bien las personas que las situaciones). Así que poco a poco, basándome en lo que me inspiraban «esas personas», fui «diseñando» personajes: intentando imaginarme como eran sus orígenes, entornos, relaciones, y conflictos. Por lo tanto, en mi caso en la disyuntiva de qué va primero si la historia o los personajes, claramente fueron los personajes. Estuve unos meses intentando conocer cada personaje para ver a dónde me llevaban. Hice bastantes ejercicios de desarrollo para conocerlos a fondo (como si estuviese conociendo a una persona nueva) e de ahí poder trazar su storyline (línea de tiempo). Parte de los ejercicios que hice fueron sacados del siguiente libro: «The Creative Screenwriter: Exercises to Expand Your Craft» de Craig Batty y
Zara Waldeback. Lo recomiendo totalmente ya que me resultó bastante útil.

CONSEJOS PARA ESTA FASE:

Lo importante de esta fase es dejarse llevar y no tener prisa en ponerte a escribir la historia, el guion como tal. A veces puede dar un poco de pereza hacer este tipo de ejercicios porque a priori no dan resultados inmediatos, o por lo menos no tan vistosos, pero son necesarios si quieres evitar personajes planos e llenos de clichés. Para que se entienda mejor, toda esta fase es el trabajo que haría un actor si tuviera que interpretar uno de tus personajes. Su trabajo visible es el de aprenderse un guión y saber interpretarlo correctamente pero para llegar a realizar un buen trabajo, el actor/actriz ha tenido que conocer tu personaje al mílimetro para saber como haría esto o lo otro, cómo reaccionaría ante tal situación y qué haría en cada caso. Este es el trabajo que no se ve, pero el que a la larga te va a ayudar a salir del paso. Así que nada, armarse de paciencia, no tener prisa y estar dispuesto a conocer a tus personajes en profundidad.