Siguiéndome

Al llegar a mi casa, y precisamente en el momento de abrir la puerta, me vi salir. Intrigado, decidí seguirme. No sé a dónde me llevaba ni que intentaba. Íbamos por la calle principal del barrio, pero enseguida se metió por una calle secundaria. Una vez cogido su ritmo, me pude fijar en él, tenía el pelo como un ovillo enredado y la barba de dos meses, parecía el yo de hace tres años.  También llevaba esa camiseta de rayas horizontales, que solía ponerme en esa época y que ahora no lo haría ni muerto, me trasmite malos recuerdos. No entendía muy bien de que iba todo esto. No podría tratarse de una alucinación pues no había causa alguna, hace mucho que ya no consumía.

SIGUIENDO

Pero…  ¿Y si fuera exactamente el yo del pasado? ¿Y si fuese un intento de decirme algo? Tras este debate interno, perdí el ritmo. Su paso era bastante ágil y costaba seguirle sin llamar la atención, esquivando todos los obstáculos urbanos que se me presentaban. Temía que si se girase y me viera, acabase esfumándose como Eurípides en la oscuridad.

destaque1_siguiéndomeHasta el momento, todalas calles resultaban familiares, procedentes de un vago recuerdo distanciado de mi memoria reciente. Nos acercábamos a una avenida muy agitada, en un momento de distracción le perdí la pista, se había sumergido en el interior de la masa humana que colapsaba la calle, y a continuación, yo también formé parte de esa multitud. Siendo arrastrado por la fuerte corriente de este río humano, seguí hacia delante, sin poder parar para buscarle. Supuse que él continuaría estando por delante de mí, pues el caudal empujaba sin cesar, sin hacer ninguna excepción a los seres estáticos. Llegué a cruzar un semáforo en rojo para desprenderme de la corriente y poder girarme e iniciar la búsqueda de mi yo del pasado. Le vi que estaba a la orilla de la acera, atándose los cordones. En ese momento pasó un autobús, extremadamente pegado al rodapié de la acera, lo que provocó que el retrovisor izquierdo resaliese más de lo normal. Tanto fue así, que a su paso acabó impactándose contra  la cabeza de un chico como el bate de béisbol que golpea la bola suspendida en el aire, intenso pero seco, dejándole la consciencia en stand by hasta la llegada de la ambulancia. Sería una vez pasado el autobús cuando mi yo de hace tres destque2_siguiéndomeaños terminara de asegurarse el zapato y se erguiese para ver lo que acababa de pasar, pues ese chico estaba a su lado desde el principio. La gente de alrededor y mi yo del pasado, con la respiración contenida por tal escena, fueron a su auxilio. Antes de que el chaval fuera rodeado por la gente que iba ayudarle, desde la otra acera pude ver su cara, la cual me resultaba terriblemente familiar. Y que tanto que lo era, pues fue la última cara que recuerdo antes del accidente. Espera un momento, ¡este es mi accidente!, ¡la misma calle, el mismo autobús, la misma hora que mi reloj marca en este instante, las 20.35! ¿De qué va esto? ¿Es apenas un déjà vu o un mal sueño para revivir fantasmas del pasado? Ese chico debía haber sido yo, bueno mi yo del pasado, pero por una cuestión de segundos, el destino cambió. Si mi yo del pasado no se hubiera agachado para poner los cordones en su sitio… no estaría ahora llamando a la ambulancia. Ésta llegó enseguida y se llevaron al chaval. Mi yo del pasado respiró hondo como si hubiera salido a la superficie tras haber buceado unos minutos y cruzó hacia la acera dónde yo permanecía en estado de shock como una figura de hielo, rígida y sin respiración. Estaba tan chocado por dicha escena que ni me di cuenta que se había colocado enfrente de mí. Me clavaba su miraba en mis pupilas sin soltar palabra, nunca en la vida me había sentido tan extraño, intimidado por mis propios ojos. De repente, él comenzó andar sin previo aviso, y una vez más decidí seguirle, estaba claro que quería decirme algo. Parece que se dirigía hacia un edificio donde solía quedar con Mara, la chica cuyo recuerdo quedó atrapado entre los escombros de los años. ¡Ah ya sé, ese día iba a quedar con ella por última vez antes de declararme!, llevábamos un tiempo en que nuestras miradas decían más que nuestras palabras, pero ninguno se atrevía a expresarlas abiertamente y quería poner fin a ello, ya fuese con final feliz o amargo. Mi yo del pasado se metió en el edificio y yo corrí hacia la puerta para poder meterme antes de que se cerrara. Bajó hacia el sótano, en los cuales había una sala gigante sin ninguna puerta. Me quedé escondido tras una columna para evitar que Mara me pillase allí, no sé qué pasaría si me viese, pero seguro que algo bueno no. Ellos comenzaron las tareas rutinarias de los martes antes de ponerse manos a la obra. Mara estaba extendió el papel y se puso a colocar las pinturas y pinceles. Él se fue a una esquina para cambiarse la camiseta, y ella no podía evitar observarle por el rabillo del ojo mientras fingía estar concentrada clasificando las brochas.  Entonces, al cabo de un rato, cuando ya llevaban un tiempo pintando, él intentó sacar el tema, aunque su torpeza al hablar le frenaba. Pero de repente ella… ¿de repente ella qué? ¿Por qué no hay nada más escrito a partir de aquí?- exigió la voz madura de una mujer -es importante que lleguemos hasta el fin de su visión- recalcó mientras señalaba la libreta que sostenía -Podría ser determinante para su recuperación-

-No me salían las palabras, necesitaría tiempo para plasmar lo que vi- dijo un chico sin barba y con el pelo engominado hacia un lado.

-¿está seguro? Le dejé escribirlo en lugar de hablarlo cara a cara porque pensé que le ayudaría más. Cuanto antes zanjemos este tema, mejor será para usted- insistió la mujer mientras se quitaba las gafas para poder dirigir su fría mirada directamente a sus ojos -pero al menos ha comprendido lo que el subconsciente este tratando de decirle, ¿verdad?-

*El principio destacado en negrita y cursiva es el principio de un cuento de Octavio Paz que tuve que continuar la historia como ejercicio literario. Se podría decir que este texto se trataría de un extracto de una historia que lleva tiempo en mi cabeza y que tengo pendiente escribirla.

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s